BIENVENIDOS A UK!

Amanece como a las 6:00 am, dormí poco. Pese a que ya estábamos en tierras anglosajonas, me agobiaba el hecho de seguir con la rueda pinchada y abusando de ella rellenándola cada pocos kms. Tras un Minúsculo desayuno, preparamos las motos, rellenamos aire, y al taller mas cercano.
Día laboral, el trafico se notaba, de hecho nos tuvimos que separar, quedamos en el destino un taller de Ducatti (Moto Rapido Ducatti, si mal no recuerdo)

Llegué al taller, parecía unos boxes de carrera de moto gp, una pinta impecable, 2 plantas llenas de ducatti, y una zona de taller
impoluta,roja, herramientas carísimas. Miedo me daba dejar la moto allí, me preparaba para una factura bastante cara. Pero otro pensamiento
rondaba mi mente, solo hay ducattis, dudo mucho que esta gente me atienda…

Hable con el chico de atención al usuario, le saludé amablemente, y le dije directamente, no me digas que solo atendéis a clientes ducattis?
El chico sonrió amablemente, y me asintió. ¡Mierda!, lo estaba viendo venir. Ante la desesperación y al agobio de mi presencia,
el chico me dijo un momento!, y llamó a varios talleres cercanos hasta que uno de ellos confirmaba que tenia la cámara que yo necesitaba,
y que podían atenderme sin problemas. Gracias!, al menos agradecí el gesto. Aparece Sergio y le comento que ha pasado.

-Madre mía los de ducatti… al menos te ha buscado un taller.

En el parking del taller, me dispuse a rellenar la rueda con el compresor que teníamos. Lo gracioso fue como el chico qeu me atendió salió a charlar con nosotros
mientras se fumaba un cigarro.

-Cabrón haberme dejado un compresor gordo para llenar la rueda enseguida! Pensé, esto en España en cualquier taller te lo habrían hecho.

Pero no, no estábamos en España, y tras una charla descafeinada, el tiempo de llenar la rueda, nos despedimos y marchamos a Micheldever Tyre Service.
Allí nos atendió Dan, el chico encargado de la zona de moto, del grandísimo taller, donde me enseño la cámara con 2 rajas como monedas de 1€ de grandes.
Le dije que hice con eso 400kms, el chico se portó genial.

Pasamos 1 hora mas o menos y la moto ya estaba lista, podamos seguir rodando!. Agradecimos al mecánico, y al taller sus servicios. Me cobraron por todo 34 Libras,
baratísimo! . Gracias Dan!.

Desayunamos en la puerta del taller, y decidimos que haríamos. Hacia snowdonia! (Gales).
Tras un rato de aburrida autovía, noté la mejoría de la moto, y la alegría iba en aumento, empezamos con las carreteras pequeñas.


Gales es un país, como Asturias, o Galicia, o al menos es la sensación que tuvimos en todo momento, muy similar a lo vivido el año anterior.
Las edificaciones, el ganado, los paisajes, empezábamos a entender que Escocia, ya no estaba tan lejos.

Snowdonia Park es una visita obligada si vas a Gales, la recomendación que nos hizo nuestro amigo Gyula para que pasáramos por alli, fue totalmente acertada.
Llegamos al camping de RHYD BDU, y pudimos disfrutar de un momento tranquilo, en el atardecer gales, en un valle junto a un lago, igual que en las películas.


Tras una cena caliente, unas cervezas (que pudimos conseguir en el pueblo), caimos rendidos, ya por fin en una tienda de campaña.

Las ovejas y

las vacas era lo que se escuchaba en la noche, sonaba como una nana increíble. Cuanto echábamos de menos la naturaleza!
Despertamos con un clima que pareciera tormentoso, «ya llegaba», el buen tiempo. Nos pusimos manos a la obra montando todo, preparando las motos, desayuno suavecito
y carretera. Habíamos quedado con John&Clare para comer. Queríamos llegar a tiempo. Tras dejar Snowdonia, llega de nuevo la civilización, carreteras bien asfaltadas.
Todo verde, normal que haya tanto ganado, es que no ves nada seco, obviamente aprendimos en el Norte de España a que se debía esto.

Tras una comida encantadora, y un reencuentro lleno de charlas e historias, decidimos continuar hacia lake district.

Fue un acierto ver a nuestros queridos amigos, y hacer la ruta que nos enseño John en un Atlas!. Qee espectáculo de paisajes! que de ovejas! que de naturaleza!, y por supuesto
como no podía faltar, la lluvia hizo su aparición. Pudimos confirmar que las nuevas equipaciones de Goretex, cumplian con su trabajo. Un problema menos.

Tuvimos que aprender a montar esas tiendas tan grandes bajo la lluvia, porque desde el momento que llegamos al camping de Ambleside, hasta que despertamos, no paró de llover.
Una ducha calentita,una cena de 10 y quedamos sopa en 10 segundos.

¿Te gusta esto? Compártelo con tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Martínez y José Caballero .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Martínez y José Caballero.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.