El Norte de España en Moto – Crónica del Día 0

Largo es el camino hasta Irún.

Son la 01:00AM del día 1 de Septiembre y no puedo dormir. A pesar de que ya estaba todo preparado desde semanas atrás, mi cerebro sigue haciendo un esquema de la colocación del equipaje. Angustiado para que no se me olvide nada importante. Baterías de las cámaras, cargadores, ropa, equipamiento de camping… 

A las 05:00AM sonó el despertador, habíamos quedado a las 06:00AM en Sevilla para salir juntos. Me despido de la familia, paso la duodécima mirada por la moto comprobando que todo este bien. Es la hora. ¡Nos vamos!

Parecía que este día nunca llegaría, salí de casa con el corazón en la mano, nervioso, expectante por todo lo que nos depararía la aventura del norte de España. Llegué a casa de Sergio justo a tiempo, ellos también estaban agobiados para que no se olvidaran nada, finalmente, emprendimos la salida. 

La primera parada técnica fue en Camas (Sevilla), dónde hicimos el primer repostaje para llevar el control de los depósitos. Los termómetros marcaban 25ºC y la equipación de la moto nos asfixiaba de calor. Había que empezar a rodar cuanto antes para refrigerar el cuerpo. Nos dimos prisa en revisar las presiones de los neumáticos y cogimos la A-66 dirección al norte.

Las primeras horas, fueron muy amenas. En marcha hacía una temperatura ideal. Habíamos salido sin desayunar así que aprovechamos el siguiente repostaje para tomarnos unos sandwiches. Lo bueno de viajar en moto es que cada 200 o 300km hay que parar a repostar y que esas paradas pueden servir para tomar un tentempié y estirar las piernas.

Vulcan 2000 y BMW F800GS

Continuamos subiendo, dejamos atrás Extremadura y entramos en Castilla y León. Se acercaban ya las 3 de la tarde y nos empezó a entrar hambre, así que decidimos parar un una venta de carretera entre Salamanca y Tordesillas. La carta ofrecía económicos platos combinados con muy buena pinta, nos pusimos hasta arriba de comer (mala decisión). Al reincorporarnos a la autovía, la comida pasó factura y llegó la modorra de la tarde, las horas comenzaron a pesar, al igual que los kilómetros. 

Estábamos cerca, hay que seguir, compramos un par de bebidas energéticas y en poco tiempo estábamos entrando ya en el País Vasco. El paisaje da un cambio espectacular al pasar de llanuras marrones a las verdes montañas y carreteras reviradas. Pese a que íbamos por autovía, los paisajes que veíamos eran impresionantes. El colorido, la vegetación, nuestro chip estaba cambiando, ya llegamos… ¡ya llegamos!.

Cuando empezaba a caer el sol llegamos a nuestro destino, Irún. Nos recibieron amablemente en el camping Jaizkibel. A continuación, procedimos a montar el campamento para pasar nuestra primera noche en el Norte. Tantas horas por autovía desgasta mucho mental y físicamente. Tras una buena ducha, unas cuantas cervezas y una pequeña charla sobre la planificación del día siguiente, caímos derrotados en las tiendas.

¿Te gusta esto? Compártelo con tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sergio Martínez y José Caballero .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Sergio Martínez y José Caballero.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.